Navegação – Mapa do site
Estudos

En torno a la Revolución Liberal y la Iglesia española del siglo XIX

Em torno da Revolução Liberal e a Igreja espanhola do século XIX
Reflections on the liberal revolution and the Spanish Church in the 19th century
Autour de la Révolution libérale et l’Eglise espagnole du XIXe siècle
Antonio Moliner Prada
p. 31-50

Resumos

No quadro geral da Igreja Romana do século XIX, analisam-se os efeitos que a Revolução Liberal espanhola provocou na sua Igreja, a divisão interna que produziu, a adaptação e as formas de resistência à mudança. A fraqueza do catolicismo liberal espanhol e o crescente clericalismo conduziram ao anticlericalismo, à secularização e ao laicismo manifestados nos períodos revolucionários, que alguns bispos consideraram como a melhor expressão do liberalismo.

Topo da página

Texto integral

El marco general

  • 1 P. Cerezo Galán, «Religión y laicismo en la España contemporánea. Un análisis ideológico», em Rel (...)
  • 2 J. Baubérot, «Sécularisation et laïcisation. Une trame décisive», em Benoît Pellistrandi (Ed.), L (...)

1Frente al proceso de las revoluciones liberales en Europa que supuso el fin del modelo de sociedad sacralizada, las iglesias nacionales tuvieron que acomodarse a la nueva realidad política y vivieron momentos delicados en su relación con los estados respectivos. El catolicismo liberal intentó en Francia reconciliar a la Iglesia con el mundo moderno, abogando por la separación de la Iglesia y del Estado. Su consigna «la Iglesia libre en el Estado libre » suponía la aceptación de la libertad de conciencia en el orden sociopolítico, respeto a la libertad de cultos y pleno reconocimiento de la autonomía de lo secular1. Contra el avance de la secularización, la respuesta de la Iglesia católica se concretó en la confesionalidad y los conflictos con el poder civil le obligaron a reafirmar la autoridad del papa que condujo al ultramontanismo, sobre todo entre el bajo clero2.

  • 3 H. Hearder, Europa en el siglo XIX desde 1830 hasta 1880. Aguilar, Madrid, 1973, pp. 359-361.
  • 4 S. Milbach, «Catolicesimo intransigente e catolicesimo liberale nel XIX secolo», em Storia religi (...)

2Frente al espíritu revolucionario y liberal de la primera mitad del siglo XIX la Iglesia católica impulsó la contrarrevolución y el ultramontanismo. Si bien Pío VII (1800-1823) había mostrado al principio cierta simpatía por las ideas de 1789, se resistió a Napoleón en la cuestión temporal pues consideraba que los Estados Pontificios eran absolutamente esenciales para la independencia de la Iglesia. Gregorio XVI (1831-1846) estaba firmemente resuelto a oponerse a cualquier cambio de sus propios Estados y a condenar todo cambio que se produjera fuera de los mismos. No pudo aceptar el movimiento liberal de los católicos franceses, que en cierta manera anticipa la democracia cristiana del siglo XX, capitaneado por el brillante abad de Bretaña Felicité Robert de Lamennais. Impulsor en 1830 del periódico L'Avenir, en cuyas columnas difundió la idea de que la Iglesia debía adoptar las doctrinas liberales del siglo XIX, en torno a su casa de La Chesnaie, cerca de Dinan, formó un grupo de seguidores entre ellos el abad Gerbert, el dominico Jean Baptiste Lacordaire y el joven Montalembert, partidarios de una iglesia católica libre. Los obispos franceses desautorizaron al grupo con la excusa de mezclarse en cuestiones políticas y sociales en nombre del catolicismo, y cuando fueron a reclamar a Roma Gregorio XVI tardó varios meses en recibirlos. Sin nombrarlos, el papa los desautorizó condenando en la encíclica Mirari vos de agosto de 1832 el liberalismo religioso o político, singularizando como errores los principios de libertad de conciencia, libertad de prensa y el indiferentismo religioso, basado en la idea de que se «consigue la vida eterna en cualquier religión, con tal que haya rectitud y honradez en las costumbres »3. Como contestación, Lamennais publicó – aunque sin firma – el opúsculo Paroles d´un croyant (1834), cuyo contenido provocó la condenación de Gregorio XVI en la encíclica Singulari nos (24 de junio de 1834), por lo que abandonó la Iglesia católica4.

  • 5 J. Bada, Clericalismo y anticlericalismo. Madrid, BAC, 2002, p. 76.
  • 6 V. M. Arbeloa, Socialismo y anticlericalismo. Madrid, Taurus, 1973, p. 16.

3Las campañas del filósofo católico inglés John Acton y del historiador alemán Ignaz von Döllinger que pedían la abolición del poder temporal de los papas fueron acalladas de inmediato. El papa Pío IX (1846-1878) respondió al mundo moderno con la intransigencia y la condena del liberalismo en la encíclica Quanta cura (1864), acompañada del Syllabus errorum que recopilaba ochenta tesis consideradas heréticas. Condena el indiferentismo religioso, el intervencionismo estatal y regalista, el estatalismo absoluto, la ética materialista y defiende la jurisdicción eclesiástica aun en la esfera temporal. La última proposición dice : «Es erróneo afirmar que el Romano Pontífice puede y debe reconciliarse y transigir con el progreso, con el liberalismo y la civilización moderna »5. Anteriormente en la carta encíclica Qui pluribus (1846) había condenado el comunismo como doctrina abominable, capaz de destruir los derechos, las cosas y las propiedades y hasta la misma sociedad humana, y la masonería, «sectas clandestinas salidas de las tinieblas para ruina y destrucción de la Iglesia y del Estado »6.

  • 7 M. Revuelta González, La Iglesia española en el siglo XIX: desafíos y respuestas. Madrid, Univers (...)
  • 8 F. J. de Vicente Algueró, El catolicismo liberal en España. Madrid, Ediciones Encuentro, 2012, p. (...)
  • 9 J. Figuerola, C. Martí, H. Raguer, «Església i política. Algunes reflexions sobre la història i l (...)

4La defensa de la monarquía absoluta, que culmina con el dogma de la infabilidad aprobado en el Concilio Vaticano I (1870), dio un espaldarazo al ultramontanismo antiliberal e intransigente. Se trata de una defensa cerrada del mundo sobrenatural frente a las tendencias secularizadoras del mundo moderno, una reconquista cristiana o recuperación espiritual del terreno perdido7. Acton y Döllinguer no aceptaron las tesis del Concilio y quedaron fuera de la Iglesia, aunque el primero nunca dejó de sentirse católico. No fue hasta León XIII (1878-1903) cuando la Iglesia se abrió de algún modo al mundo moderno al aceptar los regímenes liberales y se acercó al mundo obrero. Este pontífice propugnó el llamado ralliement o reconciliación entre los católicos franceses, el fin de la confrontación entre la Iglesia francesa y la Tercera República, apoyando la participación de los católicos en el régimen republicano y actuando de este modo en la vida pública como unos ciudadanos más8. Su política de aggiornamento comportaba la necesidad de una recristianización de la sociedad, con una estrategia que implicaba la asimilación gradual del Estado liberal y el entendimiento y colaboración de la Iglesia con las clases dirigentes. De este modo se podían preservar mutuamente de los peligros que representaban el republicanismo y el obrerismo9.

  • 10 F. J. de Vicente Algueró, El catolicismo liberal en España, p. 38.

5La actitud de la Iglesia fue variando, aunque de forma sutil, desde la intransigencia de Gregorio XVI hasta la comprensión de León XIII. Y aunque los principios no variaron hasta el Concilio Vaticano II (1962-
-1965), sí lo hicieron las actitudes prácticas. Las condenas vaticanas fueron medidas : inapelables cuando se trataba del liberalismo dogmático (el caso de Lamennais, por ejemplo) ; y tácticamente comprensivas cuando se trataba de católicos que no ponían en duda el dogma y se limitaban a colaborar con el Estado liberal, aceptando sus principios políticos (el caso de lord Acton)10.

La Iglesia española y la Revolución liberal

6La Iglesia española desde finales del siglo XV vivió una situación privilegiada como consecuencia de su íntima unión con el poder político y por el papel que la monarquía española protagonizó como defensora de la fe católica y adalid de la Contrarreforma. En la España del Antiguo Régimen, que era una sociedad estamental basada en privilegios, la Iglesia ejerció un papel fundamental no sólo en el orden político, Iglesia y Estado se confunden y los eclesiásticos tienen un fuero especial, sino también en el económico y en la dirección de la vida privada.

7En el siglo XIX la Iglesia española se vio cuestionada en su organización interna en tres coyunturas principales : la Guerra de la Independencia (1808-1814) al inicio del siglo y durante el Trienio liberal (1820-1823) ; la Guerra carlista (1833-1840), con los procesos de exclaustración y desamortización eclesiásticas y la Regencia de Espartero (1840-1843) ; finalmente en el período del gobierno progresista (1854-1856), en el Sexenio revolucionario (1868-1873) y la Guerra carlista de 1872-1876.

8Ante la Revolución liberal, iniciada en las Cortes de Cádiz (1810-1813), reconducida en el Trienio Liberal (1820-1823) y culminada en los años treinta (1835-1843), la Iglesia tuvo que adaptarse a los cambios políticos y a la nueva realidad que suponía para la institución la pérdida de privilegios y poder sobre la sociedad y los individuos. La penetración del protestantismo a partir de los años cuarenta y durante el Bienio progresista (1854-1856), y su expansión con la libertad de cultos aceptada por la Constitución de 1869 y la tolerancia religiosa de la Constitución de 1876, provocó a su vez una reacción defensiva de la Iglesia y las mayores tensiones entre ella y el Estado. La expansión de las ideas socialistas, anarquistas, republicanas y masónicas, desarrolladas a lo largo de la segunda mitad del siglo XIX, fue rebatida con decisión por la institución eclesiástica como herencia del liberalismo.

9Los efectos de la secularización en España se desarrollaron en dos etapas bien diferenciadas a lo largo del siglo XIX. La primera produjo una parcial secularización de las personas y de las cosas sagradas y eliminó algunos privilegios eclesiásticos antiguos. En este sentido destacan las políticas de exclaustración y de desamortización, iniciadas en las Cortes gaditanas y el Trienio Liberal y desarrolladas entre 1836 y 1855 (incautación de los bienes eclesiásticos, extinción del diezmo y supresión de los señoríos eclesiásticos). Lo que provocó el cierre de más de 2.000 conventos, la secularización de unos 30.000 religiosos y la reducción drástica del estamento eclesiástico, la disminución de los actos brillantes de culto y la clausura de numerosas escuelas, hospitales e instituciones de beneficencia. Fueron momentos difíciles para la Iglesia, de nostalgia de tiempos pasados, los de la unión del trono y del altar y su decidida voluntad de vivir en una época anacrónica, de ahí su resistencia a los proyectos liberales.

  • 11 M. de Puelles Benítez, «Secularización y enseñanza en España (1874-1917)», em J. L. García Delgad (...)

10En esta época radical, de 1834 a 1843, se manifestó una pugna brutal y la Iglesia abrumada por los golpes continuos que desbarataban su organización, volvió su mirada a la Iglesia de Roma, reforzando sus lazos de obediencia incondicional a la autoridad pontificia a cambio de protección frente al Estado liberal. De este modo creció el vaticanismo de la Iglesia española y su hostilidad doctrinal al liberalismo y al proyecto secularizador que propugnaba11.

  • 12 M. Revuelta González, «La secularización de la sociedad española y las reacciones eclesiásticas», (...)

11La segunda oleada de secularización «interna » afectó a las mentalidades y actitudes y encuentra su expresión mayor en el indiferentismo o alejamiento de la Iglesia de las masas populares y la burguesía urbana. Su avance se observa también en el arraigo de filosofías como el krausismo, darwinismo, marxismo y positivismo y en la propagación de los comportamientos librepensadores y anticlericales, la quiebra de la moral tradicional y la secularización de la escuela y de la cultura. Movimiento que se vio impulsado en gran manera por las transformaciones legislativas del Sexenio democrático (1868-1873)12.

  • 13 F. J. de Vicente Algueró, El catolicismo liberal en España, p. 145.

12No hay que identificar de forma mecánica el avance de la secularización con la relajación moral o el incumplimiento de las prácticas religiosas. A lo largo del siglo XIX encontramos testimonios fehacientes en este sentido. En primer lugar los legisladores gaditanos eran conscientes de que la moral se había relajado pero no la fe católica que permanecía intacta. A mediados del siglo el periodista Antonio Flores observa la evolución de las costumbres religiosas de 1800 a 1850 y señala la desaparición de algunas prácticas devotas más que la pérdida de fe como convicción interior. Ciertamente en los sectores liberales más avanzados se divulgó desde los años treinta un concepto religioso más depurado de las formas externas y una religión más interior, de corazón. El sacerdote y filósofo catalán Jaime Balmes confirma en los años cuarenta que la mayoría de la nación es católica, crece el indiferentismo en las ciudades mucho menos que en Francia y la incredulidad ha dejado de ser una excepción. Consciente de los cambios, intentó acercar la conciencia católica al liberalismo, al menos a comprender su irreversibilidad, y desde las publicaciones que dirigió, como La civilización y La Sociedad, se propuso modernizar el pensamiento católico integrándolo en la nueva cultura liberal13.

  • 14 M. Revuelta González, La Iglesia española en el siglo XIX: desafíos y respuestas, pp. 175-182.

13En los años cincuenta el canónigo chileno José Ignacio Víctor Eyzaguirre recuerda en sus viajes por diversas regiones de España los cambios producidos y el trastorno de las ideas y heridas abiertas en la conciencia y en la moral del pueblo. En la misma década el joven Francisco Pi y Margall con su ardor propaga la idea de que su generación se mueve dentro del escepticismo, y veinte años después Castelar en su discurso pronunciado en las Cortes en 1876 aborda el hecho secularizador en clave espiritualista, invitando a los católicos para que abracen la libertad religiosa, que reforzaba en su opinión el vigor espiritual de la Iglesia. La secularización de las masas obreras se observa con suma claridad en la respuesta del obrero encuadernador Ignacio Ordóñez a la encuesta de la Comisión de Reformas Sociales de 1884. A la pregunta sobre si en el mundo obrero impera la piedad o la impiedad, la superstición y la indiferencia, su respuesta no deja ningún resquicio : «Yo creo que entre los obreros, más que nada, lo que domina es la indiferencia, y que les da lo mismo una religión que otra »14.

La resistencia al liberalismo

  • 15 M. Suárez Cortina, Entre cirios y garrotes. Política y religión en la España Contemporánea, 1808- (...)
  • 16 L. Barbastro, El episcopado español y el alto clero en la Guerra de la Independencia (1808-1814). (...)

14En España, la relación entre catolicismo, identidad nacional y ciudadanía fue compleja y su historia está cargada de conflictos15. El liberalismo en auge desde las Cortes de Cádiz es visto por una parte importante del episcopado español como culpable de la fractura social sobrevenida entre los españoles durante la Guerra de la Independencia y causa de la aparición de las dos Españas irreconciliables, la tradicional católica frente a la liberal, impía y extranjerizante. El movimiento reaccionario opuesto al ideario liberal surgido en 1812, inspirado principalmente en el abate Barruel y en menor medida en Burke, se concentró en cuatro núcleos geográficos principales : el andaluz en torno a las Cortes de Cádiz y en Sevilla ; el gallego con Rafael Múzquiz, arzobispo de Santiago de Compostela ; en Madrid, con los frailes Agustín de Castro y Manuel Martínez a la cabeza ; y el de Mallorca, con los prelados y frailes refugiados allí16. Para el pensamiento eclesiástico antiliberal el liberalismo se convierte en la expresión moderna de la revolución, cuyo origen deviene de la Revolución francesa, y se inoculó en las constituciones liberales basadas en el principio de la soberanía nacional que niega el derecho divino. De ahí deriva la democracia que destruye el orden natural y se sustenta en el sufragio universal. Por eso el parlamentarismo es visto como un sistema artificial y los partidos políticos como negativos frente al orden corporativista tradicional, sostenido desde la religión.

  • 17 A. Moliner, Fèlix Sardà i Salvany y el integrismo en la restauración. Bellaterra, Servei Publicac (...)

15La resistencia al liberalismo y la contrarrevolución a lo largo del siglo XIX fue impulsada primero por los postulados doctrinales más extremos de los frailes Rafael de Vélez y Francisco Alvarado (el «Filósofo Rancio »), después por los moderados llamados neocatólicos, Donoso Cortés, Aparisi y Guijarro, Ortí y Lara, partidarios de un catolicismo combativo frente al proyecto secularizador y laicista del liberalismo. Fructificó con el integrismo religioso inspirado por el sacerdote Félix Sardá y Salvany, publicitado a través de su obra El liberalismo es pecado (1884), y se moderó con la Unión Católica de Alejandro Pidal que acabó en 1884 integrada en el Partido Liberal-Conservador17.

  • 18 M. Teruel, Obispos liberales. La utopía de un proyecto (1820-1823). Lleida, Milenio, 1996, p. 51.
  • 19 F. Martí Gelabert, Iglesia y Estado en el reinado de Fernando VII. Pamplona, EUNSA, 1974, p. 26.

16En el periodo de la primera restauración absolutista, de 1814 a 1820, la Iglesia española se vio reforzada por el nombramiento de obispos a las sedes vacantes en su mayoría de clara tendencia absolutista, 50 en España y 20 en los reinos y provincias de América18. Entre ellos hay que mencionar al citado fraile capuchino Rafael de Vélez – destacado panegirista antiliberal – que fue nombrado primero obispo de Ceuta y después arzobispo de Burgos, y a los diputados eclesiásticos en las Cortes gaditanas Inguanzo, Ros, Cañedo, Creus y López. Del mismo modo fueron ascendidos por su oposición a la política liberal Arias Teixeiro de Pamplona al arzobispado de Valencia, Álvarez de Palma de Teruel al arzobispado de Granada, Dueña y Cisneros de la Seu d´Urgell a Segorbe, y Mon y Velarde de Tarragona a Sevilla. También fueron recompensados los que firmaron el Manifiesto de los «persas » de 1814, contrario a la legislación liberal de las Cortes gaditanas, como Roda, Ceruelo y Castillón, obispos de León, Oviedo y Tarazona, respectivamente19.

  • 20 A. Moliner, «El antiliberalismo eclesiástico en la primera restauración absolutista (1814-1820)». (...)
  • 21 A. Elorza y C. López, Arcaísmo y modernidad. Pensamiento político en España, siglos XIX-XX. Madri (...)

17En este rearme ideológico a favor del absolutismo los obispos jugaron un papel principal a través de sus pastorales y también numerosos eclesiásticos a través de los sermones y de los diversos opúsculos y folletos publicados, que contenían alabanzas desmedidas a favor del rey y duras condenas a las Cortes y a los principios de la Revolución francesa20. El pensamiento realista elaboró en estos años la utopía de un poder real amparado por el religioso y en oposición total a las reformas políticas de inspiración francesa21.

  • 22 M. Teruel, Obispos liberales. La utopía de un proyecto (1820-1823). Madrid, Milenio, 1996.

18La experiencia de la Iglesia en el Trienio liberal (1820-1823) y en el bienio de 1834-1835, y más aún tras la desamortización y exclaustración, hizo que resurgiera la cuestión religiosa de una forma tremendamente compleja y complicada. Durante el Trienio se acentuó la decadencia y crisis interna del clero, sobre todo el regular, y se puso de manifiesto la incompatibilidad de la organización eclesiástica con el nuevo Estado y con la orientación de la economía. La Iglesia, en gran manera reacia al liberalismo, apoyó desde el principio la vuelta al absolutismo22.

  • 23 S. de Miñano y Bedoya, Sátiras y panfletos del Trienio constitucional (1820-1823). Selección, pre (...)

19El ex-sacerdote Salvador Miñano Bedoya se hizo famoso al publicar en 1820 los Lamentos políticos de un pobrecito holgazán, cartas escritas con un lenguaje irónico y castizo en las que criticaba los vicios de la sociedad del Antiguo Régimen. Junto a la sátira anticlerical aparece la crítica del clero y de la Iglesia (el excesivo número de eclesiásticos, las riquezas de la Iglesia, las falsas vocaciones y la Inquisición). Se ensaña especialmente con los frailes, en el cuadro de los «lechuzos » describe humorísticamente el desfile de frailes pedigüeños que como plaga de langostas se abaten sobre los pueblos después de la siega. El clero en definitiva es el responsable de la opresión económica que sufren los campesinos23.

  • 24 E. La Parra, «Los inicios del anticlericalismo español contemporáneo», em E. La Parra e M. Suárez (...)
  • 25 F. Miranda, «El clero de la diócesis de Pamplona entre la revolución liberal y la reacción absolu (...)

20Desde las Cortes se acusó a los eclesiásticos de ser los impulsores de las revueltas realistas de 1820 y 1821 y los sermones cuaresmales precipitaron su inicio en muchos pueblos de Cataluña. El enfrentamiento entre clero y liberalismo llegó a ser violento en 182324, siendo numerosos los procesos incoados en las diócesis contra los clérigos liberales entre 1823 y 182525. El programa liberal orientado al debilitamiento del poder económico de la Iglesia y a la disminución del estamento clerical, diseñado en las Cortes gaditanas y aplicado durante el Trienio, se consolidó entre 1835 y 1843. Con él la Iglesia del Antiguo Régimen quedó totalmente desarbolada, perdió sus exacciones fiscales, sus tierras y propiedades y redujo sus facultades patrimoniales.

  • 26 A. Moliner, «Anticlericalismo y Revolución Liberal (1833-1874)», em La Parra E. e Suárez Cortina (...)

21La Carta colectiva que 25 obispos dirigieron al papa Gregorio XVI el 1 de octubre de 1839 presenta un cuadro desolador de la Iglesia española, que se siente perseguida por la política de los gobiernos liberales desde 1834. Dieciocho de ellos se ausentaron de sus diócesis a requerimiento del gobierno ; otros siete, aunque permanecieron en sus diócesis, vieron limitadas sus actividades por el gobierno. De los quince que no firmaron la carta solo seis eran adictos al gobierno liberal (Torres Amat, de Astorga ; Martínez de San Martín, de Barcelona ; Bonel de Córdoba ; Ramo de Huesca, Varela de Salamanca y González Abarca, de Santander). Según los obispos la guerra civil había provocado un clima de decadencia moral en todo el país26.

  • 27 M. Suárez Cortina, Entre cirios y garrotes. Política y religión en la España Contemporánea, 1808- (...)
  • 28 Ibidem, p. 279.

22Tras el triunfo y consolidación de la revolución liberal en los años cuarenta el objetivo prioritario de la Iglesia fue rescatar el orden antiguo, basado en la idea de la religión y de la monarquía, elementos que habían cohesionado a los españoles durante siglos. El catolicismo buscó entonces un horizonte de dominio y privilegio dentro de la sociedad27. Y frente a la Iglesia, el progresismo liberal apoyó la línea de defensa secularizadora que exigía como mínimo la libertad de cultos, y el republicanismo la separación de la Iglesia del Estado e incluso la secularización completa de la sociedad28.

23El clero mantuvo una reserva total respecto a los liberales por la cuestión económica, al sufrir el presupuesto del culto y clero muchos altibajos. Las pensiones prometidas a los frailes exclaustrados llevó parejo el que muchos se reintegraran a las parroquias con la consiguiente disminución de la ordenación de sacerdotes y el envejecimiento de los párrocos. Por otra parte, su formación se vio desatendida durante la guerra de 1833-1840 y el escaso bagaje cultural que tenía el clero le hacía inviable para responder a nuevos planteamientos necesarios en el régimen liberal.

  • 29 J. Balmes, «La religión en España», em Obras completas, Vol. VI. Madrid, BAC, 1948, p. 441; M. Re (...)

24Son excepción los sacerdotes y católicos seglares que aceptaron el proceso desamortizador, para quienes lo importante no eran los bienes sagrados o la alianza de la Iglesia con el Estado, sino la fuerza espiritual que brota de la religión. El joven escritor mallorquín José María Quadrado en los artículos que escribe en el periódico El Católico en 1842 y 1843 señala que dicho proceso es un remedio purificador en manos de la providencia. Balmes, que reconocía que se habían esparcido ideas contrarias a la religión por toda la nación desde el Trienio liberal que habían llevado a muchos a la incredulidad y aversión a la religión, estaba convencido de que el futuro de la Iglesia pasaba por acomodarse a las formas culturales del presente y no en recuperar las cosas materiales perdidas29.

  • 30 A. Moliner, «Anticlericalismo y Revolución Liberal (1833-1874)», p. 99.

25En los años cuarenta se desarrolló una lucha entre el gobierno de Isabel II y la Iglesia por ver reconocidos sus derechos reales por el papa y el derecho de patronazgo sobre las sedes episcopales vacantes. Durante la década moderada (1844-1854) la Iglesia obtuvo de los diversos gobiernos una clara protección a sus intereses religiosos. La ley de imprenta de 10 de abril de 1844 tipifica como subversivos los impresos contrarios «a la religión católica, romana y los que se haga mofa de sus dogmas o cultos » e impone cuantiosas multas. La real orden de 28 de marzo de 1851 prohíbe «todo libro o caricatura, estampa o pintura en que se excite y provoque a la irreligión, a la impureza, al libertinaje y otros crímenes ». La ley de imprenta del 2 de abril de 1852 tipifica de igual modo los delitos contra la religión o la moral pública30.

  • 31 M. Revuelta González, La Iglesia española en el siglo XIX: desafíos y respuestas, p. 184.

26Con los gobiernos moderados llegó el Concordato de 1851 que reforzó la posición intransigente de la Iglesia al declarar en el artículo primero del texto la unidad católica de la nación con exclusión de cualquier otro culto. El Estado se comprometía a respetar los privilegios de la Iglesia en la educación y la conformidad de los contenidos con la moral católica (art. 2.º). Protegía a los obispos y ministros sagrados en el ejercicio de sus funciones, contra las críticas despectivas y contra la publicación o circulación de libros nocivos (art. 3.º). Finalmente mantenía las prerrogativas de la Corona en el nombramiento de los obispos en virtud del derecho de patronato (art. 44). De este modo se cerraba el camino a la secularización del pensamiento, de las conciencias, de la enseñanza y aun de la política31.

  • 32 A. Rivera García, Reacción y revolución en la España liberal. Madrid, Biblioteca Nueva, 2006, p. (...)

27Donoso Cortés (1809-1853), representante del romanticismo cristiano en España que apoyó el liberalismo moderado hasta 1848, denunció en el Ensayo sobre el catolicismo, el liberalismo y el socialismo, considerados en sus principios fundamentales (1851) la infiltración de las ideas revolucionarias procedentes de la Revolución francesa a través del liberalismo y del socialismo. Para este político y pensador el liberalismo es la escuela racional más ilógica y contradictoria, responsable última de introducir principios subversivos que favorecen el estallido de la revolución social32.

La debilidad del catolicismo liberal

  • 33 F. J. de Vicente Algueró, El catolicismo liberal en España, pp. 112-120.

28El catolicismo liberal español tuvo escaso empuje. Se puede considerar al sacerdote y canónigo Joaquín Lorenzo Villanueva (1757-1837), que escribió Las angélicas fuentes o el tomista en las Cortes entre 1811 y 1813, como el primer católico liberal de nuestra historia, al argumentar la compatibilidad entre el liberalismo político y el catolicismo. Junto a él en la época de transición al liberalismo destacan el cardenal Borbón, arzobispo de Toledo, que asistió a las Cortes de Cádiz y durante el Trienio presidió la Junta de Gobierno ; Antonio Posada Rubín de Celis, que inició una carrera eclesiástica fulgurante en el Trienio Liberal y después fue arzobispo de Valencia (1841) y de Toledo (1847), y Pedro González Vallejo, obispo de Mallorca durante el Trienio, que era un constitucionalista convencido33.

29Los progresistas del Bienio (1854-1856) actuaron más como regalistas de viejo estilo que como verdaderos católicos liberales. Su programa religioso se dirigió a proseguir la desamortización, frenada por el Concordato de 1851, e imponer controles a la autonomía clerical y defender las antiguas regalías. En el proyecto constitucional de 1856 se contemplaba la tolerancia de cultos.

  • 34 M. Revuelta González, La Iglesia española en el siglo XIX: desafíos y respuestas, pp. 185-186; 19 (...)

30En la última etapa del reinado de Isabel II (1856-1868) los liberales demócratas y progresistas fueron aceptando la idea de la libertad religiosa, pero los anatemas de Roma los situaron fuera de la ortodoxia oficial. Rechazados por la Iglesia, forjaron un ideario religioso propio. En torno a 1865 y la Revolución «gloriosa » de 1868, este catolicismo liberal se desarrolló como simple bagaje de tendencias políticas avanzadas. No hay una obra doctrinal extensa sino pequeños artículos y editoriales de prensa en periódicos progresistas y demócratas (El Heraldo, La Discusión, La Democracia) y en discursos políticos con muchos matices. Defienden la libertad religiosa, la emancipación del pensamiento, la ciencia y el progreso sin trabas doctrinales, la emancipación del Estado respecto a la Iglesia y una renuncia de la Iglesia a los apoyos y poderes temporales. Los más genuinos defienden la pureza de la Iglesia y las libertades individuales (Montero Ríos, Valera y el cura Aguayo). Los más avanzados se sitúan en la frontera de la heterodoxia, demócratas y republicanos como Castelar, o los prosocialistas como Sixto Cámara. En líneas más avanzadas resaltan las figuras de muchos krausistas, respetuosos con la iglesia pero alejados de ella a partir del Vaticano I, como Giner de los Ríos, Gumersindo Azcárate y Fernando de Castro. Finalmente los librecultistas hostiles a la Iglesia, agnósticos o ateos, como Pi y Margall, Fernando Garrido y Suñer y Capdevila. La ilusión de encontrar una concordia entre la Iglesia y el espíritu moderno quedó destruida con la definición de la infabilidad pontificia en el Concilio Vaticano I34.

  • 35 G. Borrow, La Biblia en España. Barcelona, Ed. B.S.A, 2008.
  • 36 D. Moreno, «Predicadores de libertad: algunos protestantes españoles del siglo XVI», em Los olvid (...)
  • 37 A. Navarra Ordoño, El Anticlericalismo. ¿Una singularidad de la cultura española? Madrid, Cátedra, (...)

31El frente abierto en la Iglesia por la penetración del protestantismo a partir de los años cuarenta del siglo XIX jugó un papel importante en la defensa de la religión católica como única. El protestantismo tuvo escasa presencia en la España del primer tercio del siglo XIX. Fue tras la desaparición de la Inquisición en 1834 cuando se instalaron los primeros protestantes. En 1835 llegó el metodista Guillermo Harris Rule, apoyado por la Wesleyan Methodist Missionary Society, que distribuyó numerosos folletos y biblias por tierras andaluzas y llegó a fundar una escuela en Cádiz en 1839, aunque poco después fue clausurada. Es muy conocida la obra de George Borrow La Biblia en España35, publicada en 1842, en la que narra las peripecias que sufrió este misionero inglés desde su llegada a España en 1836, en plena guerra carlista, para distribuir cinco mil ejemplares del Nuevo Testamento y tres mil folletos publicitarios en 1837. Otro misionero inglés, James N. Graydon se estableció en Barcelona en 1836 y publicó un Nuevo Testamento en catalán que se distribuyó de forma gratuita por la costa mediterránea36. En los años del Bienio progresista prosperaron reducidas comunidades de protestantes y librepensadores en el Grao de Valencia, Xàtiva y otros lugares. El gran propagandista del protestantismo fue sin duda el andaluz Manuel Matamoros, discípulo de Francisco de Paula Ruet y Roset (1826-1878), a quien se considera su fundador, que fue encarcelado en 1862 y después se exilió en Francia y Suiza, donde murió en 186637.

  • 38 S. Miranda, Religión y clero en la gran novela española del siglo XIX. Madrid, Ediciones Pegaso, (...)

32Llama la atención que durante el Sexenio revolucionario (1868-1873) se produjeron secularizaciones, apostasías y conversiones a otros credos religiosos de un pequeño grupo de sacerdotes españoles, principalmente de Levante y Andalucía, que fueron tratados con inquina y desprecio por sus coetáneos. Benito Pérez Galdós se refiere en su novela Torquemada en la hoguera (1889) al desventurado cura malagueño, que se pasó al protestantismo, se casó y no recobró aire hasta que murió su mujer. Lo mismo hace Palacio Valdés en Maximina (1887) con un sacerdote apóstata, don Cayetano. El origen de la infidelidad de ambos sacerdotes se achaca a la propaganda protestante. La expansión del protestantismo implicó un desafío a la religión católica tradicional. La Iglesia, encerrada en sí misma, vio en estos grupos y en las sociedades bíblicas a «sectas », símbolo del anticristo38.

El auge del anticlericalismo y laicismo

33Identificada la religión con el pensamiento político conservador y antiliberal, su rechazo convirtió al anticlericalismo en un ingrediente obligado de las posturas liberales democráticas, republicanas, socialistas, comunistas y anarquistas puestas de manifiesto a lo largo de la segunda mitad del siglo XIX. De este modo anticlericalismo y antirreligión son el anverso y el reverso de una misma medalla. El anticlericalismo se vuelve militante y excluyente, frente al clericalismo. Protestantes, masones, liberales y republicanos pretenden cambiar el destino de España, siempre ligado en su historia con el catolicismo. Para la Iglesia en cambio el liberalismo, al reivindicar la autonomía de la política y la defensa del derecho natural independiente de la religión y propugnar la separación de la Iglesia y del Estado, conduce de forma irremisible a la desintegración de España.

  • 39 A. Navarra Ordoño, El Anticlericalismo. ¿Una singularidad de la cultura española?, pp. 141-145.

34La apelación a la masonería como doctrina derivada del liberalismo fue una constante en la Iglesia del siglo XIX. La masonería llegó a España en 1808 con José I bajo los auspicios del Gran Oriente de Francia y se desarrolló en los períodos liberales y en el Sexenio democrático dando lugar a diversas obediencias (Grande Oriente de España, Gran Oriente Español, Gran Logia Catalano-Balear, etc.). Su oposición a la Iglesia y a sus representantes y su antijesuitismo son sus señas de identidad. Su posición anticlerical habría que buscarla en la propia actitud de la Iglesia y de Roma contra la masonería, especialmente durante los pontificados de Pío IX y León XIII que dirigieron más de 2.000 condenas contra ella39.

  • 40 J.A. Ferrer Benimeli, «La Iglesia y la Masonería», em J. A. Escudero (dir.), La Iglesia en la his (...)

35Benito Pérez Galdós despojó a la masonería española del carácter satánico y omnipresente que le atribuyeron sus adversarios. Señala este escritor que nunca tuvo realmente una fuerza de arrastre y poder de convocatoria. Sus adeptos apenas tuvieron un peso específico para coronar una gran acción histórica. Así sucedió en el Trienio liberal y en el Sexenio democrático, y en las regencias. Logias y talleres carecieron de arraigo social y el pueblo y la masonería marcharon por caminos divergentes40.

  • 41 J. Louzao Villar, «Nación y catolicismo en la España contemporánea», Ayer, n.º 90 (2013), p. 79.
  • 42 M. de Puelles Benítez, «Secularización y enseñanza en España (1874-1917)», p. 196.

36La explosión revolucionaria de 1868, de clara confrontación con la Iglesia y la proclamación de la 1.ª República en 1873 y su proyecto de separación de la Iglesia del Estado, hizo que el catolicismo tradicional español, que no entendía la nación católica sin la unidad católica41, acogiera con alivio el golpe de Estado de Pavía y la Restauración borbónica de 1874. La política de Cánovas ofreció a la Iglesia a cambio de su apoyo al nuevo régimen, la confesionalidad del Estado y la financiación de las actividades eclesiásticas de acuerdo con el Concordato de 1851. Pero proclamó la tolerancia religiosa al admitir la Constitución de 1876 la libertad de cultos, «salvo el respeto, debido a la moral cristiana », no permitiendo otras manifestaciones públicas que las de la religión del Estado. Esta nueva etapa sirvió para la recomposición de la Iglesia no sin fricciones con el régimen, al que no dejó de plantear continuas reivindicaciones, como mayores cuotas de influencia en la enseñanza, mayores prerrogativas en materias de pensamiento y de moralidad pública, mejores condiciones de financiación, etc. Al mismo tiempo denunció de manera continua lo que consideraba traición o debilidad del gobierno en la represión de la disidencia ideológica, intelectual o religiosa. Las relaciones se enturbiaron cuando el Estado liberal intentó dar algún paso más en el camino de la secularización42.

37Los fracasos internos en torno a la unión de los católicos y el avance de la postura más intransigente dentro del carlismo, defensora de la «fe íntegra » frente a los católicos partidarios de la tolerancia, los llamados «mestizos », provocaron fuertes tensiones dentro de la iglesia que se prolongaron durante varias décadas. La crisis del 98, por la pérdida de las últimas colonias, marcó un hito en la transformación nacional de la Iglesia en España y abrió un período hasta 1913 de confrontación entre laicismo y catolicismo dentro del proceso de acción y reacción del movimiento anticlerical y católico. Del anticlericalismo político inicial se pasa en el siglo XX a un anticlericalismo social de masas.

  • 43 M. Suárez Cortina, Entre cirios y garrotes. Política y religión en la España Contemporánea, 1808- (...)

38La idea de modernidad se asocia a lo largo del siglo XIX a una creciente secularización de la cultura y las instituciones. Secularización y laicismo son dos rasgos identitarios básicos de las distintas culturas políticas republicanas. Dentro del republicanismo histórico español se observan cuatro corrientes que conciben de muy distinta manera la laicidad. Un laicismo extremo, dentro del federalismo, que apuesta por la secularización completa de la sociedad (Pi y Margall, Suñer y Capdevila). Un laicismo radical, centrado en el librepensamiento y el espiritismo, que si bien rechaza las religiones reveladas, no en cambio la religiosidad (Salmerón, González Serrano). Un laicismo templado, de base krausista, que afirma la importancia de la religión para la vida humana y aceptan la secularización de las conciencias (Fernando de Castro, Giner de los Ríos, Salmerón, Azcárate). Y un laicismo suave desarrollado por los católicos liberales primero y por los modernistas religiosos después, que buscaron la compatibilidad entre catolicismo y modernidad (Fernando Garrido, Emilio Castelar)43. Este último fue hombre de convicciones religiosas y manifestó públicamente su catolicismo, compatible con un ideario democrático, y destacó de él su dimensión social.

  • 44 G. Capellán de Miguel, «El problema religioso en la España contemporánea. Krausismo y catolicismo (...)
  • 45 F. J. de Vicente Algueró, El catolicismo liberal en España, p. 160.
  • 46 Ibídem, pp. 211-212.

39La ruptura entre el catolicismo oficial y el pensamiento krausista, como se ha apuntado, se consumó tras el rechazo de la Iglesia del liberalismo en la encíclica Quanta Cura, el Sylllabus errorum y el dogma de la infabilidad del papa y la reacción anticientífica que había adoptado desde mediados del siglo XIX. El choque fue inevitable por los presupuestos de partida contrapuestos que tenían en cuestiones centrales : relación entre ciencia y religión, fe y razón, rechazo o exigencia de la libertad de conciencia, naturaleza de las relaciones entre la Iglesia y el Estado, cuestión educativa, órdenes religiosas y secularización y confesión religiosa44. El introductor del krausismo en España Sanz del Río en su obra Ideal de la Humanidad para la vida (1860) plantea una moral natural y racionalista desvinculada de la moral católica45. Y Giner de los Ríos, su discípulo, defendió también la idea de una religión natural, que sería el resultante de aplicar al cristianismo los criterios de la ciencia racionalista, y que fue la base de la cultura religiosa admitida en la Institución Libre de Enseñanza46.

  • 47 L. Dittrich, «Anticlericalismo y vías de secularización en la Europa del siglo XIX: la excepciona (...)
  • 48 M. Granados, La cuestión religiosa en España. Mexico, Ediciones de «Las Españas», 1959, pp. 13-15

40¿El proceso de secularización condujo al anticlericalismo o la secularización es en gran manera una consecuencia directa suya ? Se trata de dos fenómenos sociales relacionados entre sí que se encuentran en los diversos procesos de secularización en la Europa del siglo XIX. En el caso de España los primeros estudios realizados consideran a la secularización como un proceso autónomo dentro de la modernización de la sociedad y al anticlericalismo como su resultado, y los más recientes tienden a considerarla mayormente como producto directo suyo47. El anticlericalismo es una reacción contra el clericalismo y es propio de los países católicos en los que los clérigos tienen un papel trascendental como mediadores entre lo sagrado y lo profano. En los países donde los católicos son minoría nunca prospera el anticlericalismo, lo mismo sucede en los que aun siendo mayoría entran en concurrencia con otras iglesias disidentes. Bélgica, país de mayoría católica, tiene una Iglesia tolerante, abierta y liberal. En Francia, donde la Iglesia católica tiene más importancia que otras, sucede lo mismo. En España se ha sido católico más por tradición o costumbre que por convicción, y además no conoció la reforma protestante promovida por Lutero y lideró la Contrarreforma48.

  • 49 R. García Cárcel, «El pasado: tolerancia e intolerancia», em J. A. Escudero (dir.), La Iglesia en (...)

41El problema religioso en España es también una consecuencia de la política clerical. El anticlericalismo es el reverso del clericalismo, muestra una actitud defensiva frente a él, cara y cruz de una misma moneda. De ahí nace la agresividad de las fobias anticlericales a lo largo del siglo XIX, relacionadas con las expresiones más radicales de integrismo religioso. Más que una cuestión de tolerancia o intolerancia, señala Ricardo García Cárcel, es una cuestión de percepción o sensibilidad respecto a la significación del clero en cada ámbito social. El anticlericalismo popular es una reacción de rechazo frente a lo ajeno o impuesto, y el intelectual procede muchas veces del propio clero, de quienes se habían formado en los seminarios, los exseminaristas, como muchos hombres de la Institución Libre de Enseñanza formados también en el protestantismo alemán49.

Conclusiones

42La religión en la España del siglo XIX se convirtió en una fuerza insoslayable de las ideologías políticas dominantes, liberales o moderadas, bien como apoyo o como obstáculo. La religión no se consideraba como algo privado, perteneciente a cada individuo, pues la Iglesia católica era una institución muy poderosa en la vida pública y los sentimientos religiosos formaban parte substancial del comportamiento de la mayoría de los españoles. Desde la Guerra de la Independencia hasta la Restauración borbónica la religión fue instrumentalizada por la política, aunque coexisten a lo largo de la centuria dos formas de entender la religiosidad, la liberal y la conservadora.

43Las ideas sobre la religión y la Iglesia fueron las mismas dentro de la familia liberal doceañista, durante el Trienio liberal y en la época isabelina. Lo mismo encontramos en el campo contrario del realismo y carlismo. Todos estaban de acuerdo en la confesionalidad católica del Estado y en que la religión era el fundamento de la vida social. De ahí que el hecho religioso sirviera para impulsar políticas distintas. Los liberales insisten en la compatibilidad entre religión y constitución, entre catolicismo y soberanía nacional, a través de la prensa y en los debates a Cortes. En los dos primeros periodos constitucionales (1810-1813 y 1820-1823) los eclesiásticos y obispos liberales utilizaron los sermones y las pastorales para justificar estos principios, y se lazaron a reformar la disciplina externa de la Iglesia. El resultado fue la construcción de una Iglesia fuertemente nacionalizada y sometida al poder civil, fruto de la política regalista. Buscaron una religión más humanizada, que fuera razonable, utilitaria y tolerante, aunque no abandonaron la intransigencia religiosa, defendida en el artículo 12 de la Constitución de Cádiz, y un cierto puritanismo moral para combatir el relajamiento del clero y la fastuosidad del culto.

  • 50 M. Revuelta González, «La religión y las ideologías políticas», em Historia de España Ramón Menén (...)

44El catolicismo de los realistas y carlistas buscaba la alianza entre el trono y el altar y la monarquía absoluta restaurada, convirtiendo al rey en patrono de la Iglesia. Corriente que impulsó en definitiva el ultramontanismo y la defensa efectiva del primado del papa como último recurso para su independencia. Era una vuelta a la Iglesia tradicional que acentuaba los rasgos sobrenaturales y trascendentes de la religión, una verdad impuesta desde arriba a los hombres y al mundo, que necesitaba una vigilancia inquisitorial para mantener la pureza de la doctrina. La difusión de las malas doctrinas conducía inexorablemente a los desastres políticos y religiosos de España. De ahí los constantes ataques a la libertad de imprenta, el necesario control de los libros prohibidos y la intransigencia con los comportamientos de los disidentes. La Iglesia no era objeto de crítica en sus estructuras externas, lo importante era conservar la pureza de la doctrina y cultivar las virtudes ascéticas (observancia, obediencia, retiro, vigilancia y prácticas devotas)50.

  • 51 J. A. Inarejos Muñoz, Intervenciones coloniales y nacionalismo español. La política exterior de l (...)

45A partir del Concordato de 1851 el catolicismo tradicional estuvo fuertemente clericalizado y heredó del periodo anterior la pasión por la ortodoxia, la defensa de los derechos de la Iglesia y la fidelidad a la monarquía. Su sueño era conseguir una sociedad íntegramente cristiana, identificando la patria y la religión y su misión civilizadora en el exterior, como propició el gobierno de la Unión Liberal de 1859-1860 en las campañas de África y la Cochinchina51. Se reforzó el uniformismo doctrinal del episcopado y el apoyo al papa Pío IX y su soberanía temporal, uno de los pontífices más queridos en España.

  • 52 M. Revuelta González, «La religión y las ideologías políticas», em Historia de España Ramón Menén (...)

46La defensa de la unidad católica y el orden temporal impulsó a los neocatólicos, seguidores de las ideas de Donoso Cortés, a una defensa férrea del Syllabus, que condujo a un enfrentamiento con los liberales progresistas y demócratas a partir de 1864. Las polémicas religiosas se suscitaron en torno a la relación entre el cristianismo y el progreso (incompatible según la proposición 80 del Syllabus), sobre la función del pontificado y sobre la libertad religiosa impuesta por la Constitución de 1869. Para defender sus ideales los neocatólicos organizaron actos masivos de afirmación católica, fundaron asociaciones propagandísticas y algunos se afiliaron al carlismo para conseguir la restauración católica de España. Mientras los ultramontanos que profesaban un carlismo secundario prefirieron la lucha legal o ideológica contra el liberalismo y la revolución. Solo una minoría aceptó la colaboración con el liberalismo conservador de Cánovas y en esta dirección se formó la Unión Católica de 188152.

  • 53 A. Shubert, Historia social de España (1800-1900). Madrid, Nerea, 1991, p. 234.

47Las corrientes ilustradas y liberales introdujeron desde principios del siglo XIX ideas nuevas que chocaban con el estamento clerical y en muchas ocasiones con la religiosidad popular. Si bien en las Constituciones de 1812, 1837 y 1845 se reconocía a la religión católica como única dentro del Estado y se protegía a la Iglesia, la nonnata de 1856 afirmaba la libertad de cultos mientras no se manifestase en actos públicos contrarios a la religión, y la de 1869 aceptó por fin la libertad religiosa plena, «sin más limitaciones que las reglas universales de la moral y del derecho ». Esto sirvió de acicate y golpeó los sentimientos de muchos eclesiásticos, como lo demuestra la recogida de 2,8 millones de firmas por todo el país llevada a cabo en 1869 por la Asociación de Católicos, presidida por el Marqués de Viluma, favorable a la unidad religiosa de España53. La resistencia del episcopado en bloque mostró la cara más hostil de la Iglesia a los vientos liberales y secularizadores que introdujo la Revolución de 1868.

  • 54 P. Carasa, «La Restauración monárquica», pp. 124-125.

48La ausencia de un liberalismo católico español explica en gran manera la debilidad de la opción política de la democracia cristiana en el futuro. Al finalizar el siglo XIX en las capas populares de las ciudades más importantes principalmente del área mediterránea prendió el anticlericalismo que fue utilizado por populistas y radicales. Movimiento que no dejaba de ser una especie de religiosidad invertida, que denotaba en aquella sociedad una tendencia primitiva a no poder prescindir del clero en la configuración de sus costumbres, moral y relaciones sociales54.

49En España, donde lo católico se impuso como referente identitario muy claramente desde la década de los cuarenta, el proceso de secularización fue percibido por la Iglesia como atentatorio a sus intereses y por tanto objeto de su condena. Dicho proceso se desarrolló a través de diversas vías y tuvo avances y retrocesos y fue impulsado desde el pensamiento progresista y liberal, que inició su tímida andadura en las Cortes de Cádiz y en el Trienio liberal. Se puede afirmar que el proceso de descristianización se aceleró a partir de 1850 y sobre todo tras la Revolución de 1868, observando un comportamiento regional muy diferenciado. La Iglesia era más fuerte en el norte, donde sus habitantes eran pequeños agricultores que vivían diseminados en pueblos pequeños con un vigoroso sentido de la vida comunal tradicional. Por el contrario era más débil en las tierras de grandes latifundios como Extremadura, La Mancha y Andalucía. La mayoría de jornaleros del campo eran hostiles a la religión y pocos campesinos acudían a misa los domingos.

  • 55 P. M.ª Ayala, Vida documentada del siervo de Dios P. Francisco de Paula de la Compañía de Jesús. (...)
  • 56 La Revista Católica (1858), pp. 393 e 397. Citado em W. J. Callahan, Iglesia, poder y sociedad en (...)

50La desafección religiosa estaba muy extendida en Andalucía y Cataluña donde penetró el anarquismo. El obispo de Málaga al visitar el pueblo de Villanueva del Rosario en febrero de 1886 se encontró con una población en la que la indiferencia y la apostasía estaban presentes. El padre jesuita Francisco Tarín (1847-1910), apodado en la época «Perpetuo trajín » por su trabajo infatigable, que recorrió toda España y sobre todo Andalucía y Extremadura para predicar las misiones populares, describe una situación desoladora en Andalucía en torno a 1886. En la parroquia de San Roque de Sevilla de unos 16.000 habitantes, solo acudieron a la misión una treintena de personas. En Andújar constató el alejamiento de la gente de la Iglesia y en el pueblo minero de Linares encontró perversión y corrupción, y fue perseguido por las calles e insultado por los jóvenes55. En el caso de Barcelona a mediados del siglo el testimonio del sacerdote catalán Josep Gatell es elocuente al constatar cómo en poco tiempo los obreros habían abandonado las prácticas religiosas y no frecuentaban las iglesias. El testimonio del obispo A. Palau y Termens de 1858 es certero al afirmar que «la fe ha languidecido, la caridad se ha enfriado, se ha aflojado el sentimiento religioso »56.

  • 57 Ibidem, p. 240.

51En las grandes ciudades la falta de medios pastorales contribuyó sin duda a este proceso de descristianización. Pero la causa del choque entre el movimiento obrero y campesino socialista o anarquista y la Iglesia, se debió en parte al carácter individualista del catolicismo español que dejó incapacitada a la Iglesia para hacer frente a las aspiraciones colectivistas que eran atractivas en torno a 1870. La respuesta de la Iglesia a la indiferencia religiosa y a la falta de fe se atribuyó principalmente a causas exógenas y no internas. La Iglesia necesitaba reformarse en su interior y comprender las nuevas corrientes políticas, sociales y culturales para poder acercarse al mundo moderno57.

  • 58 M.ª José Vilar, «Tomás Bryan y Livermore, obispo murciano del 98». Anales de Historia Contemporán (...)
  • 59 F. Aguilar y Serrat, Los despojos del liberalismo, 1898, T. II, p. 456.

52Los acontecimientos políticos derivados del proceso de la Revolución liberal influyeron de forma directa o indirecta en la cuestión religiosa y en el pueblo. La Iglesia, alterada de forma radical por los cambios sufridos, se vio obligada a través de sus pastores a imaginar nuevas estrategias que muchas veces se limitaron a radiografiar lo que consideran negativo para la institución y su misión pastoral. Todos los prelados en sus escritos y pastorales lamentan la pérdida de valores cristianos, el aumento de actitudes hostiles y anticristianas y la misma división de los católicos en facciones. Las nuevas corrientes de pensamiento, liberalismo, socialismo, anarquismo, materialismo y masonería, son para la mayoría de ellos las causas del debilitamiento progresivo y alejamiento de las prácticas religiosas de los fieles, de la corrupción de costumbres, del anticlericalismo y secularización creciente. El obispo de Cartagena T. Livermore Bryan, uno de los prelados con mayor formación intelectual, denuncia el liberalismo en una Pastoral de 1889 por su «malicia intrínseca » que genera un «árbol maldito », y junto con la masonería lleva a la sociedad a la descristianización, indiferencia religiosa y ateísmo práctico, y finalmente al socialismo y comunismo58. A. Aguilar Serrat, obispo de Segorbe, señala con contundencia en 1898 que el objetivo del liberalismo es la secularización de todos los actos de la vida59. Y el cardenal de Valencia, A. Monescillo y Viso, condena en una Pastoral de 1882 sin paliativos todo tipo de liberalismo y todas sus manifestaciones, entre ellas el laicismo, su expresión última :

  • 60 A. Monescillo y Viso, Pastoral, Valencia, 1882. Citado em F. J. Guerrero Carot, El cruzado contra (...)

«Condenamos el liberalismo que es la gran herejía ya condenada por la Iglesia. Condenamos el liberalismo en todas sus manifestaciones, en todas sus formas, en todos sus matices. Condenamos el liberalismo filosófico, el liberalismo político, el liberalismo pedagógico, el liberalismo autoritario y cesarista ; condenamos todos los liberalismos, y en particular el liberalismo que hoy se manifiesta entre nosotros en la forma de laicismo, y cuyo mal espíritu revelan síntomas de insubordinación que nos dan mucho en que pensar »60.

Topo da página

Notas

1 P. Cerezo Galán, «Religión y laicismo en la España contemporánea. Un análisis ideológico», em Religión y sociedad en España (siglos XIX y XX), (Actas reunidas y presentadas por Paul Aubert). Madrid, Casa de Velázquez, 2002, p. 128.

2 J. Baubérot, «Sécularisation et laïcisation. Une trame décisive», em Benoît Pellistrandi (Ed.), L´histoire religiesuse en France et en Espagne. Collection de la Casa de Velázquez, n.º 87, 2004, pp. 17-38.

3 H. Hearder, Europa en el siglo XIX desde 1830 hasta 1880. Aguilar, Madrid, 1973, pp. 359-361.

4 S. Milbach, «Catolicesimo intransigente e catolicesimo liberale nel XIX secolo», em Storia religiosa della Francia (A cura di Luciano Vacaro), Vol. II. Milão, Centro Ambrosiano, 2013, p. 498.

La obra de Lamennais fue traducida en España por Larra en 1836, titulada El dogma de los hombres libres, y posteriormente en 1854 el político Joaquín María López escribió una Glosa a las palabras de un creyente, de Mr. Lamennais, que permaneció inédita hasta la publicación póstuma de una colección de trabajos del autor. Cf. E. La Parra (1989): «El eco de Lamennais en el progresismo español: Larra y Joaquín María López», em Libéralisme Chretien et catholicisme libérale en Espagne, France et Italie dans la première moitié du XIXè siècle. Aix en Provence, 1989, pp. 323-342.

5 J. Bada, Clericalismo y anticlericalismo. Madrid, BAC, 2002, p. 76.

6 V. M. Arbeloa, Socialismo y anticlericalismo. Madrid, Taurus, 1973, p. 16.

7 M. Revuelta González, La Iglesia española en el siglo XIX: desafíos y respuestas. Madrid, Universidad Pontificia de Comillas, 2005, p.191.

8 F. J. de Vicente Algueró, El catolicismo liberal en España. Madrid, Ediciones Encuentro, 2012, p. 33.

9 J. Figuerola, C. Martí, H. Raguer, «Església i política. Algunes reflexions sobre la història i la historiografía», em Església, societat i poder a les terres de parla catalana. Actes del IV congreso de la CCEPC, Vic, 2004. Valls, Cossetània, 2005, p. 129.

10 F. J. de Vicente Algueró, El catolicismo liberal en España, p. 38.

11 M. de Puelles Benítez, «Secularización y enseñanza en España (1874-1917)», em J. L. García Delgado (Ed.), España entre dos siglos (18751931). Continuidad y cambio. Madrid, Siglo XXI, 1991, p. 195.

12 M. Revuelta González, «La secularización de la sociedad española y las reacciones eclesiásticas», em P. Álvarez Lázaro, Librepensamiento y secularización en la Europa contemporánea. Madrid, UPCO, 1994, pp. 321-373; Id. «La Iglesia española en el siglo XIX: desafíos y respuestas», pp. 165-166 e 174-175; G. Alonso, La Nación en capilla. Ciudadanía católica y cuestión religiosa en España (1793-1874). Granada, Comares Historia, 2014, p. 14.

13 F. J. de Vicente Algueró, El catolicismo liberal en España, p. 145.

14 M. Revuelta González, La Iglesia española en el siglo XIX: desafíos y respuestas, pp. 175-182.

15 M. Suárez Cortina, Entre cirios y garrotes. Política y religión en la España Contemporánea, 1808-1936. Santander, Ediciones Universidad de Cantabria, 2014, p. 74.

16 L. Barbastro, El episcopado español y el alto clero en la Guerra de la Independencia (1808-1814). Alicante, Diputación de Alicante, 2013, p. 110.

17 A. Moliner, Fèlix Sardà i Salvany y el integrismo en la restauración. Bellaterra, Servei Publicacions de la Universitat Autònoma de Barcelona, 2000; M. Coll Moscardó, De la discordia a la comunión: el Dr. Sardá y los Jesuitas (1882-1907). Roma, Instituto Español de Historia Eclesiástica, 2006-2007.

18 M. Teruel, Obispos liberales. La utopía de un proyecto (1820-1823). Lleida, Milenio, 1996, p. 51.

19 F. Martí Gelabert, Iglesia y Estado en el reinado de Fernando VII. Pamplona, EUNSA, 1974, p. 26.

20 A. Moliner, «El antiliberalismo eclesiástico en la primera restauración absolutista (1814-1820)». Hispania Nova, nº. 3 (2003), pp. 51-73; Id. «La elaboración del mito absolutista del “Deseado” Fernando», em Josep Fontana, Història i projecte social. Barcelona, Crítica, 2004, pp. 952-967.

21 A. Elorza y C. López, Arcaísmo y modernidad. Pensamiento político en España, siglos XIX-XX. Madrid, Alba, 1989, p. 16.

22 M. Teruel, Obispos liberales. La utopía de un proyecto (1820-1823). Madrid, Milenio, 1996.

23 S. de Miñano y Bedoya, Sátiras y panfletos del Trienio constitucional (1820-1823). Selección, presentación y notas de Claude Morange. Madrid, Centro de Estudios y Políticos, 1994.

24 E. La Parra, «Los inicios del anticlericalismo español contemporáneo», em E. La Parra e M. Suárez, El anticlericalismo español contemporáneo. Madrid, Biblioteca Nueva, 1998, pp. 45-46.

25 F. Miranda, «El clero de la diócesis de Pamplona entre la revolución liberal y la reacción absolutista (1820-1830)». Príncipe de Viana, n.º 231 (2004), pp. 285-320.

26 A. Moliner, «Anticlericalismo y Revolución Liberal (1833-1874)», em La Parra E. e Suárez Cortina M. (eds.), El anticlericalismo español contemporáneo, pp. 96-97.

27 M. Suárez Cortina, Entre cirios y garrotes. Política y religión en la España Contemporánea, 1808-1936. pp. 77-78.

28 Ibidem, p. 279.

29 J. Balmes, «La religión en España», em Obras completas, Vol. VI. Madrid, BAC, 1948, p. 441; M. Revuelta González, La Iglesia española en el siglo XIX: desafíos y respuestas, pp. 171-174.

30 A. Moliner, «Anticlericalismo y Revolución Liberal (1833-1874)», p. 99.

31 M. Revuelta González, La Iglesia española en el siglo XIX: desafíos y respuestas, p. 184.

32 A. Rivera García, Reacción y revolución en la España liberal. Madrid, Biblioteca Nueva, 2006, p. 26.

33 F. J. de Vicente Algueró, El catolicismo liberal en España, pp. 112-120.

34 M. Revuelta González, La Iglesia española en el siglo XIX: desafíos y respuestas, pp. 185-186; 1989, pp. 250-257.

35 G. Borrow, La Biblia en España. Barcelona, Ed. B.S.A, 2008.

36 D. Moreno, «Predicadores de libertad: algunos protestantes españoles del siglo XVI», em Los olvidados de la historia. Herejes. Barcelona, Círculo de Lectores, 2004, pp. 332-333.

37 A. Navarra Ordoño, El Anticlericalismo. ¿Una singularidad de la cultura española? Madrid, Cátedra, 2013, pp. 133 e seg.

38 S. Miranda, Religión y clero en la gran novela española del siglo XIX. Madrid, Ediciones Pegaso, 1985, pp. 251-252.

39 A. Navarra Ordoño, El Anticlericalismo. ¿Una singularidad de la cultura española?, pp. 141-145.

40 J.A. Ferrer Benimeli, «La Iglesia y la Masonería», em J. A. Escudero (dir.), La Iglesia en la historia de España. Madrid, Marcial Pons, 2015, pp. 996-997.

41 J. Louzao Villar, «Nación y catolicismo en la España contemporánea», Ayer, n.º 90 (2013), p. 79.

42 M. de Puelles Benítez, «Secularización y enseñanza en España (1874-1917)», p. 196.

43 M. Suárez Cortina, Entre cirios y garrotes. Política y religión en la España Contemporánea, 1808-1936, p. 130; Id. «La República como proyecto secularizador», em Republicans i republicanisme a les terres de parla catalana. Actes del VI Congrés de la CCEPC. Barcelona, Cossetània, 2006, pp. 60-61.

44 G. Capellán de Miguel, «El problema religioso en la España contemporánea. Krausismo y catolicismo liberal», em El primer republicanismo español. Ayer, n.º 30, (2000), pp. 207-241.

45 F. J. de Vicente Algueró, El catolicismo liberal en España, p. 160.

46 Ibídem, pp. 211-212.

47 L. Dittrich, «Anticlericalismo y vías de secularización en la Europa del siglo XIX: la excepcionalidad española». Resumen conferencia, tomado de Internet, 30 diciembre 2015: hispona.org/wp-content/uploads/Dittrich_Resumen_Anticlericalismo_vías_de_secularizacion

48 M. Granados, La cuestión religiosa en España. Mexico, Ediciones de «Las Españas», 1959, pp. 13-15.

49 R. García Cárcel, «El pasado: tolerancia e intolerancia», em J. A. Escudero (dir.), La Iglesia en la historia de España, pp. 1434.

50 M. Revuelta González, «La religión y las ideologías políticas», em Historia de España Ramón Menéndez Pidal, La época del romanticismo (1808-1874), Tomo XXXV. Madrid, Espasa Calpe, 1989, pp. 231-244.

51 J. A. Inarejos Muñoz, Intervenciones coloniales y nacionalismo español. La política exterior de la Unión Liberal y sus vínculos con la Francia de Napoleón III (1856-1868). Madrid, Sílex, 2010.

52 M. Revuelta González, «La religión y las ideologías políticas», em Historia de España Ramón Menéndez Pidal, La época del romanticismo (1808-1874), Tomo XXXV. Madrid, Espasa Calpe, 1989, pp. 244-250; P. Carasa, «La Restauración monárquica», em A. Bahamonde (coord.), Historia de España siglo XX (1875-1939). Madrid, Cátedra, 2000, p. 223.

53 A. Shubert, Historia social de España (1800-1900). Madrid, Nerea, 1991, p. 234.

54 P. Carasa, «La Restauración monárquica», pp. 124-125.

55 P. M.ª Ayala, Vida documentada del siervo de Dios P. Francisco de Paula de la Compañía de Jesús. Sevilha, 1851, pp. 271, 292 e 308. Citado em W. J. Callahan, Iglesia, poder y sociedad en España, 1750-1874, Madrid, Nerea, 1989, 234-235.

56 La Revista Católica (1858), pp. 393 e 397. Citado em W. J. Callahan, Iglesia, poder y sociedad en España, 1750-1874, p. 235.

57 Ibidem, p. 240.

58 M.ª José Vilar, «Tomás Bryan y Livermore, obispo murciano del 98». Anales de Historia Contemporánea. Universidad de Murcia, n.º 18 (1998), pp. 253-268.

59 F. Aguilar y Serrat, Los despojos del liberalismo, 1898, T. II, p. 456.

Sobre la figura y actuación de este obispo remito al excelente estudio de F. J. Guerrero Carot, El cruzado contra el liberalismo. Aguilar y Serrat (Manlleu 1826-Segorbe 1889). Obispo de Segorbe. Segorbe, Ayuntamiento de Segorbe, 2013.

60 A. Monescillo y Viso, Pastoral, Valencia, 1882. Citado em F. J. Guerrero Carot, El cruzado contra el liberalismo, p. 223.

Topo da página

Para citar este artigo

Referência do documento impresso

Antonio Moliner Prada, « En torno a la Revolución Liberal y la Iglesia española del siglo XIX », Ler História, 69 | 2016, 31-50.

Referência eletrónica

Antonio Moliner Prada, « En torno a la Revolución Liberal y la Iglesia española del siglo XIX », Ler História [Online], 69 | 2016, posto online no dia 07 Março 2017, consultado no dia 25 Setembro 2017. URL : http://lerhistoria.revues.org/2475 ; DOI : 10.4000/lerhistoria.2475

Topo da página

Autor

Antonio Moliner Prada

Universitat Autònoma de Barcelona

Artigos do mesmo autor

Topo da página

Direitos de autor

Licence Creative Commons
Ler História está licenciado com uma Licença Creative Commons - Atribuição-NãoComercial 4.0 Internacional.

Topo da página
  • Logo ISCTE-IUL
  • Logo FCT
  • Revues.org